Nuestro proyecto

nuestro proyecto

La familia es el ámbito propio para el desarrollo más profundo de la persona. En ella, los padres somos los primeros educadores de nuestros hijos; y, ayudar a cada hijo a ser feliz, es nuestro máximo objetivo.

Conscientes de que cuanto más cierta y perseverante sea la acción educativa familiar, mayor será su influencia en la formación de los hijos, el Club Albedro surge como iniciativa de un grupo de padres, orientada a continuar -en el tiempo libre- la formación integral de nuestras hijas.

Nuestro Proyecto está referido a la formación completa de la persona, ayudando en el desarrollo de sus capacidades: corporales, intelectuales, volitivas, afectivas y espirituales. Está destinado a niñas de 5 a 12 años, periodo en el que el aprendizaje multiplica la herencia genética, en la adquisición de dichas capacidades. El tiempo libre es nuestro soporte. Es un tiempo muy fértil, por la actitud de nuestras asociadas en el mismo. Durante su tiempo en Albedro: la convivencia ordinaria, las actividades de estudio y de ocio, la preceptuación, y la dirección espiritual (encomendada a la Prelatura del Opus Dei por querer de los padres), nos permiten ir acompañándolas en su esfuerzo por adquirir hábitos buenos -hábitos que, al hacerlos suyos libremente, ya serán virtudes-.

¡¡CONVERTIMOS EL TIEMPO LIBRE
EN TIEMPO DE  FORMACIÓN Y DIVERSIÓN!!.

 Los cuatro pilares del Proyecto Formativo Club Albedro son:

  • Protagonismo de los padres: El protagonismo en la formación de las hijas pertenece a los padres. El Club Albedro solo colabora en esta misión.
  • Formación Integral: Todas las actividades buscan el desarrollo físico, intelectual, volitivo, afectivo y espiritual de cada asociada, de forma atractiva y adecuada a su edad.
  • Atención Personalizada: La atención a cada asociada es personalizada. Cada niña es única. La preceptora es el instrumento mejor dispuesto para conseguir, desde el Club, esta singularidad. Durante años claves en la formación de su hija, la preceptora es una ayuda al servicio de los padres.
  • Educar en libertad: Desde el Club Albedro se les ayuda a ser capaces de ir proyectándose hacia el futuro, libremente, concretando pequeñas metas y, acompañándolas en su lucha; siendo conscientes de que será el convencimiento de su dimensión sobrenatural y el crecimiento en virtudes lo que les haga ser cada día más libres.

“La Junta de Padres ha aprobado un Protocolo de Protección del Menor que estará a vuestra disposición en el club y que pondremos en práctica este curso 2014-2015. Dicho protocolo recoge las normas básicas de convivencia en el club y las medidas de actuación en la protección y seguridad de las menores”.

 

Los comentarios están cerrados.